Copacabana, la playa de Bolivia

A 3841 metros sobre el nivel del mar se levanta el Titicaca, el lago navegable más alto del mundo
|

Copacabana505101 960 720

Muchas veces asociamos el verano al sol, la playa y el mar. Hoy vamos a viajar a una playa muy especial. A la población boliviana de Copacabana, a más de 3800 metros sobre el nivel del mar.

Bolivia perdió sus territorios marítimos, la actual Antofagasta, en favor de Chile, como consecuencia de la Guerra del Pacífico desarrollada entre 1879 y 1883. Sin embargo, a 3841 metros sobre el nivel del mar, se levanta la población de Copacabana, a orillas del increíble lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo.

Copacabana es una pequeña población rural, de unos 15.000 habitantes en toda la región y no más de 3000 en el casco urbano. Se encuentra a unos 150 kilómetros de La paz, unas 3 horas de distancia, y es limítrofe con Perú. Suele ser un lugar frecuente de paso de mochileros que transitan entre Perú y Bolivia y que recorren los alrededores del lago Titicaca. Un público, por lo general joven, multinacional, aunque abundan los argentinos, israelís y europeos.

Pero Copacabana es mucho más que un lugar de paso. Rodeado de cerros, volcanes y la magnificencia del lago, toma su nombre de la antigua deidad del amor y el deseo de los aymaras, Copakawana, y que tras la colonización pasó a ser Copacabana. Lugar sagrado para aimaras e incas, con las islas del sol y de la luna frente a sus costas. Se tratan de dos pequeñas islas a escasa distancia de la orilla que en época precolombina fueron lugares sagrados y de culto tanto para incas como para aymaras que albergaban templos de adoración al sol y a la luna. Actualmente conservan restos arqueológicos y algunas familias indígenas viven en ellas y son una de las grandes atracciones para los visitantes.

Tito Yupanki y la Virgen de Copacabana

Copacabana es también uno de los santuarios dedicados a la Virgen más importantes y antiguos de América. La virgen de Copacabana es la reina de la nación de Bolivia, pero su fervor y su importancia traspasan fronteras, y es por ella, por ejemplo, que la playa más famosa de Brasil toma su nombre, Copacabana en Río de Janeiro. La imagen fue tallada por el Inca Tito Yupanki. Pero la historia de esta imagen simboliza, en parte, la difícil y costosa unión de lo indígena y lo español. Yupanki, después de ser colonizados y aceptar la religión cristiana, decidió crear una cofradía dedicada a la Virgen. Sin ningún conocimiento escultórico, talló una figura desproporcionada la cual se llevó más mofas que veneraciones. Pero Yupanki, lejos de rendirse, fue a estudiar escultura a Potosí, por entonces una de las ciudades más importantes del Imperio, y que valió para acuñar la expresión cervantina de vale un potosí, y se fijó en otras esculturas de la Virgen, especialmente la de la Virgen del Rosario del Convento de Santo Domingo, como modelo. Tras eso, perfeccionó su imagen, que actualmente se guarda en la Basílica de nuestra Señora de Copacabana, en la plaza principal, Plaza 2 de febrero.

Basílica de Copacabana

La Basílica fue construida en 1550 con estilo renacentista, y reconstruida entre 1610 y 1651 con estilo morisco, y conserva parte de las estructuras actuales. El 2 de febrero de 1583 llegó la imagen a manos del cura de Copacabana, y desde ese mismo año se inició su culto, siendo uno de los más antiguos en América, junto al de la Virgen de Guadalupe en México. Esta historia traspasó fronteras y sirvió de inspiración, por ejemplo, a Calderón de la Barca, para escribir su obra, La Aurora de Copacabana.

El 5 de agosto se celebra sus fiesta, y aunque es invierno en el hemisferio sur, y las noches frías, desde mayo a octubre son las mejores fecha para ir a Copacabana, ya que los días son secos y muy soleados.

El Calvario y Pachataka

Entre los cerros que rodean la población hay que destacar el Calvario y Pachataka. El primero es un monte a 900 metros al norte del centro. En la cima hay 7 cruces que simbolizan los 7 dolores después de la muerte de Cristo. Más allá de las creencias religiosas, es un mirador con unas vistas increíbles sobre el lago y Copacabana, y uno de los lugares más visitados. En el extremo opuesto, a unos 600 metros al sur del centro, se levanta Pachataka, lugar donde se mide el tiempo en aymara. Menos frecuentado y con una subida más empinada, se trata de un antiguo observatorio astronómico precolombino, data aproximadamente del año 1800 antes de Crisito. Los españoles lo llamaron la horca del Inca, por la forma de una de sus piedras, pero no tiene nada que ver con su uso original.

Observatorio astronómico Inca de Pachataka

Así a orillas del Lago Titicaca, se encuentra esta pequeña pero histórica población, que fue y sigue siendo punto de encuentro de culturas y tradiciones y de viajeros. En su mercado, frente a la Plaza 2 de febrero podemos degustar los platos típicos, encontrar carne de llama, o artesanías y productos autóctonos. Aunque es fácil encontrar puestos tradicionales y artesanales por las calles o en las principales plazas. Punto de paso entre Perú y Bolivia, Copacabana es mucho más, es un punto de encuentro entre la historia, la naturaleza, la cultura y la tradición. Un lugar de enorme belleza, que conserva sus tradiciones y la sencillez de su gente, pero abierta a miles de viajeros de todo el mundo que la visitan y la disfrutan cada año. Copacabana es la principal playa de Bolivia, a orillas del lago Titicaca, y uno de sus puntos más visitados.

Libros recomendados:

Aymara, de Susana Biondini. Selección de escritos, poemas y cuentos, con influencias de la cultura aymara, de esta autora argentina.

La Aurora en Copacabana, de Pedro calderón de la Barca. Obra de 1665, del dramaturgo español, sobre la creación de La Virgen de Copacabana.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.