Amparo de Miguel: “Vivir en el mar te cambia por completo tu escala de valores y tus prioridades”.

|


AMPARO DE MIGUEL 4 9

Encontrarme con Amparo de Miguel me ha hecho recordar la conocida frase del poeta francés Paul Éluard: “Hay otros mundos, pero están en éste”. Existen diferentes realidades y diversas formas de plantearnos nuestras vidas. Las opciones son infinitas y la de nuestra protagonista es especialmente atractiva y llena de aventura.

Amparo de Miguel nació en Valencia (España), pero ha vivido en muchas ciudades alrededor del mundo. Se graduó en dirección de fotografía cinematográfica y trabajó durante un tiempo en la industria del cine de Hollywood, aunque su pasión por la cocina y un estilo de vida saludable la llevaron a descubrir el poder de los alimentos y su capacidad de curación.

Estudió macrobiótica en el Kushi Institute (Massachusetts, EE.UU.) donde se convirtió en health coach y consultora nutricional. Actualmente vive a bordo del Greenboat, el catamarán sostenible de Organic Sailing, proyecto que creó junto a su compañero Guillem Esteban. En esta casa flotante combina sus dos pasiones: ejerce de anfitriona y elabora deliciosos y saludables menús 100% ecológicos al tiempo que filma y fotografía sus viajes y aventuras por los mares del mundo.

Organic Sailing ofrece increíbles experiencias de navegación a través de originales programas a bordo, como retiros de masaje y meditación, vacaciones detox, tantra y yoga, salud y deporte…

Amparo de Miguel vive actualmente a bordo del Greenboat y hasta allí nos acercamos para conversar con ella.

Sin duda vives más en alta mar que pisando tierra firme. ¿Cómo te han cambiado la vida estas experiencias de navegación continuas a bordo de un catamarán tan especial como el Greenboat?

Profundamente. Vivir en el mar te cambia por completo tu escala de valores, tus prioridades y el tiempo que le destinas a unas cosas u otras. En el mar todo se vive de manera diferente. La mayoría de los problemas que teníamos en tierra nos parecen banales. El agua es un profundo catalizador que hace que emerjan sentimientos profundos y provoca reacciones muy diversas en quienes vienen a pasar unos días a bordo, aunque todas ellas positivas. 

Vivir en un barco me ha permitido reencontrarme conmigo misma, con mi parte más esencial. Desprenderme de lo que me sobra y abrazar todo lo inesperado que el mar me trae.

Amparo de miguel 2 11

Organic Sailing no es únicamente una propuesta vacacional, es toda una filosofía de ocio saludable. Cuéntanos cómo nace el proyecto y cuál es vuestra propuesta.

Organic Sailing nace de la búsqueda de un proyecto que nos permitiera seguir habitando el mar. Guillem y yo vivíamos en el Nagual, el barco que él compró cuando estaba hundido en una isla griega y que reflotó y restauró hasta convertirlo en una casa. Cuando nos conocimos, él se dedicaba en invierno a las reparaciones y al mantenimiento de embarcaciones en un puerto valenciano y en verano llevaba a clientes a bordo de su velero por las Islas Baleares

Los dos queríamos seguir viviendo en el mar, así que tan sólo teníamos que buscar la manera de hacerlo posible, crear un proyecto que nos permitiera trabajar en nuestra casa flotante. Guillem es un patrón excepcional que conoce mejor que nadie las costas baleares, así que le propuse que ofreciéramos retiros a bordo, semanas vacacionales con algo más: talleres de alimentación saludable, clases de yoga, meditación..., actividades que se vieran beneficiadas de estar en contacto con el mar, por todo lo que éste provoca en quienes se sumergen en él.

Háblanos de algunos de los programas vacacionales que proponéis. 

Básicamente ofrecemos dos tipos de experiencias: por un lado alquilamos el barco a grupos cerrados de amigos o familias, con la particularidad y diferenciación de otras empresas de charter de que a bordo servimos una alimentación especialmente saludable y de que ofrecemos un sinfín de actividades paralelas enfocadas a la desconexión de la vida en las ciudades y a la reconexión con uno mismo (masajes a bordo al atardecer, clases de yoga en la playa o en el barco...), y por otro lado desarrollamos retiros "por camarote" con diferentes temáticas (masajes y meditación, yoga y detox, talleres de cocina saludable...). A estos retiros acuden parejas, madres e hijas, amigas y amigos, etc. Formamos un pequeño grupo con todos ellos y les mostramos la otra cara de las islas. Y siempre surgen grandes amistades. La prueba es que mantenemos una decena de grupos de whatsapp que continúan muy activos.

En Ibiza y Formentera recaláis de forma más o menos habitual, pero habéis visitado otros muchos destinos… 

Sí, pasamos los veranos navegando por estas dos islas. Tenemos unas aguas tan o más cristalinas que las del Caribe y al ladito de casa. Cada año decidimos dónde queremos pasar el invierno. Esta vez estamos en el mar Rojo, en Egipto. El próximo año nos gustaría pasarlo en las costas de Colombia o Panamá, o quizás en las British Virgin Islands. Pero en verano siempre volvemos a nuestras joyas mediterráneas.

Amparo de miguel 3 12

Además de ser la anfitriona del barco, te encargas de la dieta a bordo. ¿Qué tipo de cocina elaboras? ¿En qué consiste su faceta saludable? 

Nuestra cocina se basa en alimentos reales, ecológicos, de temporada y locales en su mayoría. El resto depende del grupo que venga a pasar sus vacaciones a bordo. Las semanas de retiro de yoga y detox no cocinamos alimentos de origen animal, sino que proponemos una dieta basada en verduras, frutas, superalimentos y algunos granos y legumbres para depurar el organismo. Si el grupo que está a bordo lo desea, pescamos mientras navegamos y así preparamos el pescado más fresco y local que te puedas imaginar. Si desean carne, también la podemos ofrecer a bordo de máxima calidad. Básicamente nos adaptamos a nuestros clientes, con la única premisa de que siempre es todo lo más natural y saludable posible.

Acabáis de llegar de un largo viaje a bordo del Greenboat. Nos encantaría conocer vuestra última aventura. Sabemos que habéis recorrido un gran itinerario. ¿En qué países habéis recalado? 

Zarpamos de Valencia a finales de octubre de este año y navegamos durante poco más de un mes hasta llegar a Egipto. Por el camino recalamos en la isla de Carloforte, en Cerdeña, pequeños pueblos del norte de Sicilia, algunas islas griegas como Cefalonia y Creta. En esta última, por cierto, nos enamoramos de Chania, donde pasamos casi una semana. Finalmente entramos al país de los faraones por Port Said, donde descubrimos el mar Rojo y navegamos por él hasta El Gouna, el lugar en el que ahora mismo nos encontramos.

AMPARO DE MIGUEL 5 3

¿Cuál de estos destinos os ha impactado más? 

Cefalonia es la isla donde Guillem vivió durante medio año dentro de un barco que rezumaba algas y sal mientras lo reparaba. Me impresionó mucho descubrir la huella que había dejado en los lugareños. ¡Hasta le habían dado la llave de la ciudad como símbolo de admiración por lo que hizo! Para mí fue precioso asistir a su reencuentro con quienes tanto le ayudaron durante esos meses de cables, óxido y pintura. Pasamos una semana en la pequeña isla del Jónico y cada día recibíamos visitas de sus viejos amigos, todos le conocían en el pueblo o cuanto menos habían escuchado hablar del marinero loco que reflotó y reparó un velero y se fue a España con él.

Seguro que tenéis más de una anécdota. ¿Te animas a contarnos alguna? 

Tenemos muchísimas. Ahí va una personal: cuando me mudé a vivir con Guillem en el Nagual, todavía estábamos en el puerto de Badalona. Para mí fue todo un reto "empacar mi vida" en una maleta. Estaba orgullosísima de haber conseguido meter todo lo que yo creía necesario para vivir inviernos y veranos en una sola maleta gigante. Cuando Guillem me vio aparecer con ella lo primero que me dijo fue: “vamos a tener que trabajar el desapego”. Y así fue. Ahora vivo con lo que me cabe en una pequeña bolsa de viaje y os aseguro que no necesito nada más.

AMPARO DE MIGUEL 7 8

¿Cómo es un día a bordo del Greenboat? 

Lo primero que nos gusta hacer es saltar al agua y darnos el primer baño del día en la más absoluta calma, cuando todavía no hay bañistas en las playas y sientes una paz y libertad inigualables. Luego preparamos un fantástico desayuno a bordo y a continuación, si estamos en un retiro con temática, comienzan las actividades.

En el caso de unas vacaciones con familias o grupos de amigos, son ellos los que eligen qué hacer. En cualquier caso siempre navegamos un rato al día, para que nuestros huéspedes conozcan las mejores playas de las islas y cada jornada puedan amanecer ante un paisaje diferente. 

La mayor parte de las horas del día las pasamos en el barco, porque aunque en tierra haga calor, a bordo ni te enteras. Cuando comienza a caer el sol a nuestros huéspedes les gusta darse una ducha para quitarse los restos de sal y salir a pasear y cenar por tierra, para disfrutar así de las dos mejores facetas de las islas, de sus aguas y de sus pequeños y mágicos pueblos.

El mar es imprevisible. ¿Habéis sufrido muchas experiencias de gran oleaje o tormentas en alta mar? ¿Qué hacéis en estos casos? 

En verano esto no suele suceder, salvo algún caso muy excepcional y aislado. En invierno o en largas travesías es diferente. Por ejemplo, esta travesía de Valencia al mar Rojo sí que hemos pasado unas cuantas tormentas, algunos episodios de más de 30 nudos de viento y olas de casi 4 metros. No es agradable, pero hay que sacar la fuerza de dentro y aguantar, tratando de que el barco sufra lo mínimo en los pantocazos. 

Siempre intentamos salir de puerto con previsión favorable, pero en las travesías largas es muy difícil tener partes meteorológicos fiables a más de cuatro o cinco días vista. En invierno en el Mediterráneo hemos aprendido que o no hay viento, por lo que no se puede navegar a vela, o hay más de 30 nudos. Parece que no haya punto medio. 

En Sicilia, marchando de Trapani hacia las islas Eolias, nos pilló una tormenta y rompimos la Génova, por lo que tuvimos que dar media vuelta y nos quedamos "atrapados" durante cuatro días mientras un velero la cosía de nuevo. También hemos vivido varias entradas a puerto apoteósicas, en las que la adrenalina la teníamos por las nubes. Las alternativas estaban claras: o atracábamos a la primera o destrozábamos el barco por los fuertes vientos e incluso olas dentro de la dársena. Pero Guillem es un patrón excepcional, por lo que finalmente siempre brindamos tras la victoria, celebrando la vida de nuevo.

Amparo de miguel 6 14

¿A qué país o países te gustaría llegar navegando? 

Navegar el Mediterráneo en los tiempos que corren era un sueño. Este mar que nos une, que ha unido nuestras culturas durante tanto tiempo, nos ha proporcionado un viaje maravilloso que en el futuro me gustaría repetir, aunque recalando en otros derroteros. 

Mi próximo sueño es cruzar el Atlántico y llegar a Guna Yala, en Panamá, haciendo la travesía Valencia - Canarias - Cabo Verde - Islas Vírgenes - Colombia- Panamá.

¿Cuál será vuestro próximo destino? 

De momento pasaremos el invierno descubriendo las pequeñas islas que hay en el mar Rojo, entre Hurghada y Sharm el-Sheij, paraíso para buceadores y kitesurfers, y en abril cruzaremos el Mediterráneo de vuelta hasta Ibiza.

----------------------

Gratamente impresionados por el relato de las aventuras marineras de Amparo de Miguel, dejamos navegando a nuestra sirena a bordo del Greenboat, confiando en que a su regreso nos relate sus nuevas experiencias por el mar.


*Imágenes cedidas por Amparo de Miguel

2 Comentarios

1

Es muy interesante la vision de viajar en un barco, las opciones son infinitas y enriquecedoras. Es una opción muy valorable para una vacaciones distintas, saludables y sostenibles.

escrito por maria josé 28/dic/17    14:33
2

Es muy interesante la vision de viajar en un barco, las opciones son infinitas y enriquecedoras. Es una opción muy valorable para una vacaciones distintas, saludables y sostenibles.

escrito por maria josé 28/dic/17    14:33

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.