“Hay muchas vidas por vivir y la idea de conocerlas es la que nos mueve, la que nos anima a soltar amarras”

Una pareja valenciana prepara en la actualidad su próxima aventura: recorrer el planeta en velero y en familia
|


VUELTA AL MUNDO EN VELERO 4

Una entrevista de Argentina Marquina y Guillermo Peris

Todos hemos soñado en alguna ocasión con dar la vuelta al mundo, aspiración que en la mayoría de las ocasiones se queda en deseo. No es el caso de nuestros protagonistas, una pareja valenciana que planea ya su aventura alrededor del globo y en unos meses se convertirán en exploradores de océanos y mares. 

Raquel y Sergi decidieron un buen día vivir en un barco, el Viviravela, un velero de navegación oceánica que les proporciona la habitabilidad que necesitan. Ahora, junto a sus dos hijos, se encuentran inmersos en los preparativos de su gran odisea marina. 

Se definen como una familia poco convencional, de esas que se nutren sumando experiencias diferentes. Están encantados con la idea de vivir aventuras únicas cada día, de saborear y disfrutar la incertidumbre que supone no saber qué te va a pasar o con qué te vas a encontrar a cada paso y de sacarle la lengua a la rutina. 

Vivís actualmente en el Viviravela, vuestro velero. ¿Cómo es el día a día a bordo? ¿Echáis algo de menos de vuestra vida en tierra firme? 

En realidad estamos todavía con un pie en tierra y otro en el mar. Tenemos una hija que vive con nosotros. Va al instituto y hasta que vaya a la universidad estaremos viviendo entre dos mundos. 

Respecto a la vida a bordo lo que más nos condiciona es el espacio. Hemos aprendido a desprendernos de muchas cosas. Acumulamos al largo de la vida objetos, recuerdos, ropa y todo tipo de cosas materiales que viven relegadas en algún rincón, ocupando espacio que ahora no tenemos. Así que ese ha sido el primer aprendizaje: saber desprendernos de lo material. 

¿Cuándo tenéis pensado comenzar la aventura de dar la vuelta al mundo en vuestro barco? 

Ahora y durante los dos próximos años vamos a recorrer el Mediterráneo. No queremos perder la oportunidad de descubrir y conocer los países vecinos. Mientras tanto mejoraremos las técnicas de navegación y aprenderemos a resolver los problemas que nos vayan surgiendo. Después de esto, seguramente en noviembre de 2020 o como muy tarde en 2021, cruzaremos el Atlántico iniciando así la vuelta al mundo. 

¿Cómo surge la idea y qué os motiva a hacerlo? 

La idea inicial es de Sergi. A él le encanta la navegación y la libertad que ello conlleva. A mí me gusta viajar, conocer países, naturalezas y culturas diferentes a las nuestras. Es lo que nos une a los dos, así que, ¿qué mejor modo de unir dos sueños?La idea de hacer que este proyecto común se haga realidad viene por la certeza de que la vida es finita. Hay muchas formas de vivirla y cada cual puede elegir cómo lo quiere hacer. Los límites solo están en nuestra mente. 

VUELTA AL MUNDO EN VELERO 1

Los primeros contactos de Raquel con la navegación no fueron demasiado buenos: mareos, nauseas, malestar… ¿Cómo se pasa de no poder navegar a proyectar dar la vuelta al mundo en un velero? 

Esa es la pregunta del millón. Tiene que ver con el miedo, con el control, con salir de la zona de confort. El mareo es un hecho. Cuando llega es desagradable y puede hacer que la travesía se convierta en un infierno, pero se supera. Con cada actividad nueva que emprendemos nos llegan las dudas, los temores y sentimos nauseas, pero seguimos adelante. Raquel entendió que esa circunstancia era una piedra en que la tendría que tropezar hasta que aprendiera a rodearla. Que los mareos impidan o imposibiliten cumplir un sueño sería un error, ¿no? Además, existe la biodramina… 

¿Tenéis ya una idea de los países que vais a visitar? ¿Cuánto tiempo esperáis pasar en cada destino? 

La primera etapa del viaje es el Caribe y los países que lo completan. Luego seguiremos por la costa este de los Estados Unidos. Más tarde regresaremos al Caribe para cruzar al Pacífico y visitaremos las Islas del Pacífico Sur, que es para nosotros el plato fuerte del viaje. Luego Australia y Nueva Zelanda. Más tarde Indonesia y el Mar de Java. Seguiremos hacia el Golfo de Bengala y, atravesando el Océano Índico, llegaremos a las Islas Mauricio. Una vez en Sudáfrica tomaremos de nuevo el Atlántico para regresar a casa, o no… 

De todos modos es sólo una idea, ya que no tenemos fecha de regreso y queremos tener la libertad de elegir estar más o menos tiempo en los diferentes lugares que vayamos conociendo. Iremos improvisando. Sólo marcará nuestra ruta la climatología. 

¿Qué cosas pensáis llevar con vosotros? ¿Qué marcáis como imprescindible? 

Muy poca cosa: libros, música, los ordenadores para escribir y podernos comunicar con nuestros familiares y amigos… Y mucho, mucho protector solar.La riqueza de esta aventura es que hemos tomado conciencia de lo poco que necesitamos para vivir. Una vez cubiertas nuestras necesidades básicas el resto son cadenas, lastres que no queremos soltar y sin embargo no necesitamos. Lo realmente necesario cabe en una mochila. 

VUELTA AL MUNDO EN VELERO 3

¿Cómo os repartís las responsabilidades del barco? ¿Qué labores hace cada uno a bordo? 

Nuestro objetivo es ser los dos absolutamente autónomos. Estamos conociendo el velero, aprendiendo a reparar y mantener el Viviravela en condiciones óptimas. Somos un equipo de iguales y ambos queremos estar preparados para todo: desde la cocina, donde nos damos codazos para preparar el mejor plato, hasta las guardias nocturnas, pasando por el trimado de las velas, trazado del rumbo, limpieza del velero… Sólo hay una cosa que Raquel duda que haga: pescar. 

Hay que tener en cuenta que somos dos personas y a una de nosotras nos puede suceder algo: una enfermedad, caer por la borda o cualquier cosa menor que impida que pueda ejercer sus funciones, por lo tanto la otra debe saber qué hacer y cómo actuar. 

El mar puede ser un magnífico compañero de viaje, pero también convertirse en el enemigo en cualquier momento. Imaginamos que vuestro objetivo será siempre viajar hacia el buen tiempo, ¿no? 

Por supuesto. Lo que tenemos muy claro es que esto se hace por placer y no nos queremos arriesgar ni poner en peligro. Es probable que en alguna ocasión nos veamos metidos en alguna tormenta o tengamos mala mar, por eso estamos preparándonos antes, creando protocolos de actuación y de seguridad. De todos modos, como bien dices, marcaremos el rumbo respondiendo a las condiciones climatológicas. 

¿Cómo os habéis preparado para afrontar los momentos de mala mar? ¿Ya tenéis algunas experiencias en este sentido? 

Sí, y en realidad fue por demasiada confianza. Calculamos mal los tiempos y subestimamos las consecuencias. Fue una noche de temporal que se alargó durante más de doce horas. La fuerza del viento y la altura de las olas nos mantuvieron toda la noche en vela, empapados y agotados, pero aprendimos. Ahora sabemos que no necesitamos y no queremos correr riesgos. Pero bueno, dicen que no se hace marinero con el mar en calma… 

¿Qué esperáis del viaje a nivel de enriquecimiento personal? 

Todo. Puede parecer muy ambicioso, incluso pedante, pero pensamos que la vida está para aprender, para ponernos a prueba y crecer. Salir de nuestra zona de confort y comprobar de qué somos capaces, vencer miedos y disfrutar de la grandeza del planeta, de su naturaleza, de sus gentes, ese es nuestro objetivo. ¿Por qué debemos pasar toda nuestra vida repitiendo las mismas rutinas? Hay muchas vidas por vivir: mejores, peores, diferentes o iguales a la nuestra. Y la idea de conocerlas es la que nos mueve, la que nos anima a soltar amarras. 

¿Contáis con patrocinadores que os apoyen? ¿Cómo vais a costear tan largo viaje? 

De momento no tenemos patrocinio. Uno de nuestros propósitos es compartir nuestras rutas, es decir, dar a conocer dónde estamos para que quien quiera pasar unos días de navegación con nosotros, conociendo lugares o participando del día a día de la vida en un velero, pueda hacerlo. En nuestro blog vamos colgando las travesías previstas por si alguien se quiere animar a venir. 

En cualquier caso, nuestra actividad laboral nos permite trabajar desde cualquier punto del planeta, siempre y cuando tengamos conexión a internet. 

¿En cuánto tiempo pensáis recorrer el mundo? ¿Os habéis planteado algún límite temporal? 

No tenemos fecha de regreso. Lo que sí sabemos es que con cierta regularidad regresaremos. Tenemos familia de la que no queremos desconectar. Queremos estar en contacto con nuestros amigos y nuestra tierra. No sabemos muy bien todavía cómo vamos a gestionar las añoranzas pero, aunque sea de visita y por períodos cortos de tiempo, siempre encontraremos un vuelo que nos lleve a casa. 

VUELTA AL MUNDO EN VELERO 2

Vuestros hijos son jóvenes y van a dedicar una etapa crucial de su vida a esta aventura, en lugar de estudiar, trabajar y vivir de forma "convencional". ¿Qué pros y contras creéis que tendrá para ellos este viaje? 

Ellos no siempre estarán con nosotros. Los dos quieren seguir estudiando y acabar su carrera. Llorenç, nuestro hijo mayor, estudia Ciencias del Mar y es probable que él sí que pase etapas con nosotros. Mireia está todavía decidiendo qué estudiar, pero adora viajar y le encanta la aventura. No obstante, ahora programamos salidas con ellos cuando están en período vacacional. Luego compartirán con nosotros las travesías largas en las que necesitaremos tripulación para cubrir todas las guardias. En resumen, serán ellos quienes elijan cuándo y dónde visitarnos. 

¿Qué os comentan las personas de vuestro entorno sobre este proyecto? 

Hay un poco de todo. Nuestra familia es la que peor lo lleva. Al principio pensaban que era uno de esos sueños que tienes en mente pero nunca cumples. Ahora que nos ven en el Viviravela, que estamos programando toda nuestra vida de cara a nuestra partida, es cuando están cogiendo conciencia de que este proyecto va en serio. Pero, como ya hemos comentado antes, no es un adiós. Mucha gente vive alejada de los suyos y gracias a las nuevas tecnologías hablan incluso más que viviendo en la misma ciudad. 

Luego está la gente que nos mira con cierta envidia, que nos dice que somos muy valientes y que nuestro proyecto es muy chulo, aunque ellos confiesan que nunca se atreverían. Y hay quien cree que se nos ha ido un poco o del todo la cabeza. 

Todos miramos la vida desde nuestro prisma y por eso las mismas cosas las vemos de un modo diferente. Y esa es la belleza de la diversidad. 

¿Habéis pensado narrar de alguna manera vuestra aventura a bordo recorriendo el mundo? 

Sí. Tenemos un blog donde hemos empezado a contar todo lo que hacemos. Tenemos también un canal en Youtube en el que colgamos los videos de las travesías y cosas del día a día. 

Raquel está escribiendo en formato libro nuestros pasos, reflexiones, dudas, miedos y todo (o casi todo) lo que nos va pasando. La idea del libro es que el lector viva lo que nosotros hemos vivido y, si conseguimos narrarlo bien, que entienda que la vida está hecha para soñar y que los sueños se cumplen. 

---------------------

El entusiasmo y la decisión de Raquel y Sergi nos anima también a cumplir sueños y a descubrir a través de sus experiencias las maravillas que el mundo guarda para todos aquellos que se lanzan a recorrerlo.





(Imágenes cedidas por Raquel y Sergi)

2 Comentarios

1

Yo espero que el avión os acerque a casa más de una dos veces al año, si no es así,más de una os echara de menos. 😘😘😘😘

escrito por Raquel Belda 01/mar/18    21:26
2

Yo espero que el avión os acerque a casa más de una dos veces al año, si no es así,más de una os echara de menos. 😘😘😘😘

escrito por Raquel Belda 01/mar/18    21:26

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.