​Operación Retorno: No vuelvas de las vacaciones sin comprobar estos puntos de seguridad

Durante las vacaciones de verano los neumáticos se pueden ver sometidos a situaciones extremas
|

All wheel drive 299772 960 720

Finaliza agosto y muchos concluyen también sus vacaciones. Del 31 de agosto al 2 de septiembre tiene lugar la Operación Retorno del verano y millones de conductores utilizan sus coches para realizar sus desplazamientos de regreso. Al igual que se ha revisado el coche antes de emprender las vacaciones, la cadena Norauto recuerda la importancia de comprobar también una serie de puntos de seguridad en el retorno.

1- Estado de los neumáticos. Durante las vacaciones de verano los neumáticos se pueden ver sometidos a situaciones extremas como altas temperaturas, grandes distancias recorridas, sobrecarga, presión incorrecta, circulación por playas, terrenos rocosos, carreteras en mal estado… Por ello se debe comprobar su perfecto estado.

Hay que tener en cuenta que la profundidad del dibujo mínima legal para poder circular es de 1,6 mm. Para saber si tienen la profundidad adecuada, basta con comprobar los indicadores de desgaste que llevan todos los neumáticos. El indicador de desgaste consiste en un resalte en el dibujo sobre la base de los canales de la banda de rodadura. Si la banda alcanza la altura de los testigos, el neumático debe cambiarse ya que está por debajo del límite legal.

Hay que revisar igualmente que los neumáticos no tengan abultamientos, cortes, desgastes irregulares o grietas que puedan comprometer la seguridad.

2- Verificar la presión de las ruedas. Hay que seguir las indicaciones del fabricante del vehículo teniendo en cuenta siempre la carga del vehículo.

3- Revisar líquidos. Hay que comprobar el nivel de aceite (aquí se puede encontrar el tipo de aceite que necesita cada coche) y rellenarlo en caso de ser necesario. La empresa hace hincapié en que el aceite se debe comprobar en un lugar plano y con el motor en frío para que no ofrezca un dato erróneo. También se recomienda utilizar aceite con las características que indica el fabricante y el mismo que ya se está utilizando.

Igualmente hay que revisar los niveles de los líquidos: de la dirección asistida, limpiaparabrisas, anticongelante y líquido de frenos.

4- Comprobar la última vez que se sustituyeron filtros de aceite, de habitáculo, de aire y de combustible.

5- Luces. Hay que comprobar el estado y buen funcionamiento de las luces de posición, cruce, largo alcance, antinieblas, luces de freno e intermitentes. Todas deben funcionar adecuadamente y estar bien niveladas. Se recomienda llevar un juego de repuesto.

6- Hay que comprobar el estado de las pastillas y discos de freno, así como el estado de los amortiguadores de suspensión.

7- También es importante la situación de las escobillas ya que garantizan una buena visibilidad. Deben funcionar bien y tienen que estar en buen estado para retirar el agua correctamente y poder limpiar los cristales en caso de ser necesario.

8- Hay que comprobar que la batería está en perfecto estado. Se recomienda llevar pinzas o un cargador en los viajes largos.

9- También se recomienda realizar una limpieza del coche en profundidad, tanto externa como del interior del habitáculo, especialmente si ha estado cerca del mar. El salitre afecta tanto al exterior del coche como al interior, pudiendo deteriorar incluso los elementos metálicos y el motor. Además, la arena dentro del habitáculo puede afectar a la comodidad del conductor y de los pasajeros.

10- Por último, se debe comprobar el buen funcionamiento de los cinturones de seguridad y de los sistemas de retención infantil, especialmente los anclajes. Hay que recordar que en caso de accidente de tráfico y especialmente si han tenido que actuar, deben ser revisados para detectar posibles deterioros internos. Esto mismo ocurre con los airbags. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.