​Conociendo el Mar Egeo: los siete sitios que no te debes perder

El Mar Egeo una zona turística por excelencia, esto debido a la espectacularidad de sus paisajes y de cómo estos combinan la belleza natural de sus costas con algunos de los sitios arqueológicos más importantes del mundo
|

Sunset 1163690 1920

El mar Egeo es uno de los mares que subdivide el Mar Mediterráneo, específicamente en su cuenca oriental. Es una región marítima vasta, abarca unos 180.000 km2, con una extensión máxima de 600 km de Norte a Sur y de aproximadamente 400 km de Este a Oeste. Allí se contabilizan más de cinco mil islas e islotes, la mayoría de los cuales no suelen tener habitantes permanentes.

Muchas de esas islas atesoran construcciones representativas de la cultura grecorromana que son patrimonio de la humanidad, asimismo, en algunos sitios como el Golfo de Izmir son evidentes los rasgos de arquitectura otomana. Aunque mayor parte de estas formaciones pertenecen a Grecia, Turquía también posee un número importante de ellas y hasta la actualidad son motivo de disputas territoriales entre ambas naciones.

El Mar Egeo una zona turística por excelencia, esto debido a la espectacularidad de sus paisajes y de cómo estos combinan la belleza natural de sus costas con algunos de los sitios arqueológicos más importantes del mundo. Por todo esto, no sorprende la excelente reputación de muchas de sus locaciones, la cual puede verse reflejada en portales online especializados como boat rental.

Entre los sitios que no te debes perder al visitar el Mar Egeo, destacan:

La puerta de oriente
Así denominan los turcos a Izmir, “la bella” o “la cuna de Homero”. Se trata de una ciudad construida en la línea litoral de una formación geológica muy accidentada. La presencia de numerosos acantilados y una vegetación exuberante la convierten en un lugar de ensueño. Posee un clima muy agradable durante la mayor parte del año, con mucha brisa y días despejados.

Esta metrópoli es la tercera más grande de Turquía y posee el mayor puerto después de Estambul; su fachada evidencia abundantes terrazas y muchas de sus calles se adentran en las montañas circundantes. Izmir fue fundada alrededor del año 3000 a.C. (entonces era conocida como Esmirna). Durante aquella época los arqueólogos creen que —junto a Troya— poseía la cultura más sofisticada de Anatolia Occidental.

Esmirna suele ser el primer paso de una ruta que incluye a tres grandes plazas que son la delicia de los historiadores y de los arqueólogos: Pérgamo, Sardes y Éfeso. En esta última se encuentra el templo de Artemisa, conocido como “la séptima maravilla del mundo”, esto gracias a sus inmensas ruinas que evocan la gloria de tiempos ancestrales. Igualmente, es considerada como una de las antiguas ciudades cristianas más importantes porque albergó a San Juan y San Pablo, además, se cree que allí habría muerto la madre de Jesús.

Márbara
Llamada también “la Marbella turca”, es una ciudad con un paisaje muy variado y con una cultura milenaria que parece resistir al paso del tiempo. Los tejados rojos característicos en la mayoría de las casas contrastan de manera maravillosa con los tonos azules del golfo circundante, el cual suele mostrar aguas prístinas y adecuadas para practicar buceo (ya sea con tanque a mediana profundidad o con snorkel a nivel superficial).

En las cercanías de Márbara se encuentra la fantástica península de Datca con su forma peculiar de “boca abierta”. Allí también es posible admirar las ruinas de la antigua ciudad de Cnido, resguardada por sus murallas que evidencian su importancia como puerto comercial y punto estratégico militar.

Astipalea
Situada en el sur del Mar Egeo, “la joya” es una pequeña isla de 95 kilómetros cuadrados fácilmente accesible desde Atenas, a unos 40 minutos de vuelo. La ausencia de una infraestructura turística importante mantiene su frescura y autenticidad. Sus tabernas tradicionales ofrecen una gastronomía exquisita que incluye ensaladas de arroz y frutas cítricas, mariscos, cabrito y tarta de dorada fresca, una especie de pescado local.

La isla posee solo 1.100 habitantes permanentes. Es recomendable realizar las reservaciones de habitaciones para la época veraniega con suficiente antelación, pues sus aproximadamente 5.000 camas suelen estar copadas para los meses de julio y agosto. El encanto de Astipalea viene dado por sus playas aisladas y sus parajes dominados por granjas de ganado caprino y algunas instalaciones apícolas.

Santorini
Ubicada a unos 200 km al sur de Grecia continental, Santorini es una de las plazas más visitadas por celebridades durante la época estival en toda Europa. Posee un buen número de hoteles exclusivos y muy lujosos, así como muchas lagunas con vistas de postal que se formaron como consecuencia de varias explosiones volcánicas; en consecuencia, se encuentran rodeadas de acantilados empinados y ensenadas idílicas.

La zona de la caldera es la más cara para hospedarse, es una laguna creada por un volcán que posee otra isla pequeña en su interior (Therasia). La laguna se enlaza con el mar por dos puntos (noroeste y suroeste) y sus 400 metros de profundidad promedio permiten la navegación de barcos grandes (aunque no tan grandes como un crucero). Santorini forma parte del archipiélago de las islas Cícladas, que incluye a otras de belleza espectacular como Naxos, Siros, Andros, Milos, Ceos-Citnos, Tinos y Mikonos.

Islas Sarónicas
Se encuentran en el golfo de Egina, al oriente de Grecia continental. A ellas se llega por ferry y suelen ser visitadas por personas interesadas en la historia griega, pues algunas islas como Salamina o Poros fueron escenario de batallas épicas durante los tiempos de las invasiones persas. Otras islas como Dokos e Hydra se encuentran parcialmente habitadas y suelen atraer turistas debido a sus historias relacionadas con mitos y leyendas griegos.

Isla de Creta
Se encuentra en el mayor archipiélago del Mar Egeo. Hasta principios del siglo XX, a Creta también se le conocía como Candía, palabra derivada del latín candidus (blanco). Posee una superficie de 8.300 km2; alberga una población de 620.000 habitantes, la mayoría de los cuales se encuentra en su capital, Heraclión.

Creta ostenta una gran importancia histórica y cultural debido a que fue cuna de la civilización minoica, la más antigua registrada en Europa. Su clima casi siempre es húmedo y a lo largo de su geografía se pueden observar numerosas granjas dedicadas al cultivo de cereales, uvas pasas, olivo y frutas, así como a la ganadería ovina y caprina.

Nísiros
Esta isla es integrante del archipiélago del Dodecaneso, pertenece a Grecia y está localizada al sur del Mar Egeo. Los geólogos estiman que esta isla (de 41 km2 y origen volcánico) es la más joven del Mediterráneo. Se distingue por su mina de piedra pómez (con más de cincuenta años en activo) y sus hermosas playas. De igual forma, Nísiros es famosa por sus casas de paredes blancas con grandes ventanales pintados en colores llamativos, lo que le confiere un carácter especial a la isla.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.