Aragón

Troncedo, un oasis de paz en el corazón de Huesca

Nos adentramos en el pequeño municipio de Troncedo, en el corazón del valle de la Fueva, en la provincia de Huesca, un lugar para disfrutar de la naturaleza y de la armonía que se respira en el ambiente. Para aquellos que no conozcan la zona y sean amantes del senderismo y de la calma que desprenden los lugares que tienen una especial conexión con el medio ambiente, una visita a Troncedo y a los distintos puntos de interés que encontramos en la comarca es una obligación.


Tronchón: encantador ambiente rural y exquisito queso

Esta localidad aragonesa está declarada Conjunto Histórico Artístico. Fue fundada en el siglo XII y forma parte del Parque Cultural del Maestrazgo. Su queso artesanal, elaborado con leche de cabra y oveja, se encuentra protegido con marca de calidad y es uno de los grandes orgullos de los menos de 100 habitantes con los que cuenta la población.

El Monasterio de Piedra y su parque: la magia del agua

Nos adentramos en el corazón de Aragón. Más concretamente, en las afueras del municipio zaragozano de Nuévalos, una pequeña población de poco más de 300 habitantes situada en la Comarca de Calatayud. Cierto es que las distancias por estas tierras se hacen más largas teniendo en cuenta la altitud y las carreteras, pero el viaje para llegar al Monasterio de Piedra se hace corto contemplando el espectacular paisaje que nos vislumbra.

Belchite, memoria de la historia que no debe repetirse
Las ruinas del pueblo viejo de Belchite evocan guerra, sufrimiento y destrucción. A medida que paseamos por su calles abandonadas descubrimos unos vestigios sobrecogedores, fríos y fantasmagóricos que forman parte de esa porción de la historia que avergüenza nuestra memoria y de la que conviene aprender para no repetir jamás.